El último capítulo del choque entre los poderes Ejecutivo y Legislativo


La última sesión del pleno del Congreso fue una de las más accidentadas. La disolución de este poder del Estado se decidió luego de que el Ejecutivo interpretara que la cuestión de confianza, que debió ser atendida con prioridad por su carácter de urgente antes de la elección de los magistrados del Tribunal Constitucional (TC), había sido denegada de forma fáctica.

La jornada se inició con la Junta de Portavoces que aprobó por mayoría continuar con la elección de los magistrados del TC en la mañana y aplazar hasta las 16:00 horas la presentación de la cuestión de confianza.

Incluso se había rechazado recibir en el pleno al hasta ayer presidente del Consejo de Ministros, Salvador del Solar, quien junto a su gabinete ministerial llegaron hasta el Parlamento para sustentar el pedido del Ejecutivo.Tras esta decisión, los voceros de las bancadas Nuevo Perú, Indira Huilca, y del Frente Amplio, Hernando Cevallos, presentaron una moción de censura contra el presidente del Congreso, Pedro Olaechea, la misma que fue rechazada.

Cuestión de confianzaAmparado en el artículo 129 de la Constitución, Del Solar decidió ingresar al hemiciclo del Congreso, sin embargo las puertas fueron cerradas por orden de la Presidencia del Legislativo.

Luego de un bochornoso incidente entre legisladores que negaban la entrada y los que exigían abrir las puertas, Del Solar pudo ingresar para cumplir con el mandato constitucional.Solo así, el expresidente del Consejo de Ministros pudo presentar ante el pleno del Congreso la cuestión de confianza sobre el proyecto del Ejecutivo para modificar el procedimiento de elección de magistrados del TC.

“Debido a nuestra preocupación hemos presentado un proyecto de ley para un proceso transparente ante este Congreso y por el cual, en nombre del Consejo de Ministros, hago cuestión de confianza en este mismo momento”, enfatizó.

Del Solar precisó que el Congreso tiene derecho a definir a los miembros del TC, algo que, remarcó, no se discute, pero debe usar un procedimiento transparente que garantice a la ciudadanía una buena elección.

No obstante, el pleno desestimó una cuestión previa presentada por la bancada Nuevo Perú para suspender la elección de magistrados del TC y atender la cuestión de confianza del Ejecutivo.

Últimas horas

En medio de las protestas de los integrantes de las bancadas Nuevo Perú y Frente Amplio, que portaban una bandera peruana y se ubicaron en medio del Hemiciclo, el Congreso eligió a Gonzalo Ortiz de Zeballos como magistrado del Tribunal Constitucional con 87 votos a favor, 13 en contra y dos abstenciones. El abogado Manuel Sánchez Palacios no tuvo la misma suerte al no alcanzar los 87 votos requeridos para su designación.

Tras ese resultado el entonces presidente del Congreso, Pedro Olaechea, suspendió la sesión hasta hoy.

Sin embargo, cuando iniciaban el debate del pedido de confianza formulado por el presidente del Consejo de Ministros, la noticia de la decisión del presidente Martín Vizcarra cambió de giro lo que acontencía en el Legislativo.

El ya Congreso disuelto aprobó de forma acelerada una moción que declara la suspensión temporal al Mandatario por un año y nombraron como encargada de la presidencia a Mercedes Aráoz, actos que no tendrán validez (ver recuadro).

Sin validez jurídica

El jurista César Landa precisó que todo acto que realice el Congreso después de su disolución no tiene validez jurídica desde el punto vista del orden constitucional. Reconoció que suspender de forma temporal al Presidente de la República está previsto en la Carta Magna, pero, subrayó, esa medida requiere del debido proceso, el derecho de defensa y garantías mínimas. Sin embargo, dijo que al margen de ello, la decisión que adoptó el Parlamento de suspender temporalmente al Dignatario está fuera de lugar al haberse disuelto a este poder del Estado. Estimó que el Parlamento intentó responder a su disolución con una vacancia que finalmente no alcanzó los votos para ser votada, por lo cual optó por una moción para suspenderlo de su cargo.

Votación

*Gonzalo Ortiz de Zevallos es abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Fue socio del Estudio Echecopar entre el 2006 y el 2009, miembro del Consejo Consultivo del Ministerio de la Producción entre el 2006 y el 2008.

*Es primo hermano del presidente del Congreso, Pedro Olaechea, quien aseguró que se abstuvo de emitir su voto para la elección de su pariente.

*Tras conocerse el resultado de la elección, María Elena Foronda (FA) denunció que no había emitido su voto, sin embargo el tablero de votación consignaba un voto a favor a su nombre. Supuestamente no se habría alcanzado los 87 votos necesarios.

Previous CAPASO CELEBRÓ SU ANIVERSARIO 31
Next Disolución del Congreso respeta la Constitución