Fiscal de Puno es sancionada por destinar demandas a juez de su preferencia


La hoy fiscal anticorrupción, Verónica Blanca Cueva Chata, fue parte de una operación para enviar demandas a un juzgado específico y salir con resoluciones favorables. Esto sucedió en 2014, cuando Cueva fue secretaria del Segundo Juzgado Mixto de la Corte de Puno.

Así concluye la resolución N° 70-2018 (notificada en enero del 2019), emitida por la Jefatura Suprema de Control de la Magistratura de Lima y que la sanciona con una suspensión y un pedido de destitución. Con esto no podría ser magistrada.

Este caso involucra a varios exservidores sobre quienes pesa la misma sanción. Habrían actuado en coordinación con sus colegas de mesa de partes para dirigir los escritos de demandas laborales al Segundo Juzgado Mixto de Puno, en ese entonces a cargo del exjuez Alfonso Borges Rivero. Tenían preferencia por este magistrado debido a que cuando se trataba de trabajadores judiciales, se pronunciaba a favor con una inusitada celeridad.

El direccionamiento fue posible porque desactivaron el sistema aleatorio de mesa de partes de la Corte Superior de Justicia de Puno.

Cueva fue una de las beneficiarias de esta mala práctica. Su propio jefe fue el magistrado Borges. Él falló en su demanda por beneficios laborales a su favor en dos meses y 22 días.

Su proceso fue tramitado por Rober Guevara Maquera, otro secretario judicial del mismo juzgado que también demandó al Poder Judicial. Fueron varios trabajadores que apelaron a este método de direccionamiento.

El Poder Judicial informó que el caso que involucra a Cueva y otros, formaba parte de una organización de servidores judiciales dedicados a ganar juicios con el apoyo de trabajadores de la misma institución. Todos actuaban coordinadamente, según descubrió la Oficina Desconcentrada de Control de la Magistratura.

 

la república

Previous Adiós al reconocido periodista Juan José Marroquin: falleció a los 66 años
Next Minagri y Senasa dejaron sin efecto importación de la quinua desde España