Fuertes vientos azotan el altiplano


Los fuertes vientos que corren en la región han causado estragos en varias zonas del interior, siendo la población de las islas de los Uros una de las más perjudicadas. Hasta el cierre de la edición, se reportaron 20 casas destrozadas en un conteo preliminar; pero, con toda seguridad, el daño es mucho más extendido.

“Acá estamos tristes, en la zona norte se llevó 20 casas (…) es como si alguien hubiera cogido las casas y las hubiera arrastrado dentro de los totorales”, describió la alcaldesa del centro poblado de los Uros, Rita Suaña, a Los Andes,.

Además advirtió que casi 60 islotes “flotantes” fueron arrastrados hacia el interior del lago. “Se han perdido sogas, troncos, casas y mercadería por el viento; también se malograron muelles”, dijo, sumamente preocupada.

La constatación de los daños descritos sólo corresponde a la zona norte del conjunto de islas, aún falta evaluar los daños en otras lugares, que están más lejos de la desembocadura del río Willi, explicó la alcaldesa.

Por los destrozos, hay por lo menos 10 familias perjudicadas y sin vivienda, aseveró, por lo que piden que se declare en emergencia su zona. Cabe recordar que los ventarrones son la peor pesadilla de los pobladores de este lugar, por la fragilidad de las construcciones y la poca raigambre de las islas.

60 kilómetros por hora

El Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER), reportó que los vientos alcanzaron una velocidad de 60 kilómetros por hora, una velocidad pocas veces vista en nuestro medio y superior a lo advertido.

En el distrito de Pusi (Huancané) se rompieron muchos cables de energía eléctrica; en Juli se reportaron casas destechadas, lo mismo que en algunas zonas de la ciudad de Puno.

El ventarrón fue de tal violencia que, en pleno desfile habitual de la Plaza de Armas de Puno, las astas metálicas cayeron derribadas sobre las rejas que protegen las áreas verdes. Afortunadamente no hubo ningún herido.

Hasta el cierre de edición, el recuento de los daños esperaba ser consolidado por la alcaldesa Rita Suaña, así como por los encargados de COER, todo en medio del panorama oscurecido por la gran cantidad polvo que cubrió casi todo el altiplano.

 

fuente : los andes

Previous Policías ascenderán por examen físico y no por años de servicio
Next Voluntarias del Seguro Social llevan 16 años al servicio de pacientes