Golpe a banda cuyo líder ordenaba sus crímenes desde una cárcel de Puno


Una de la madrugada del viernes. Un centenar de policías y un grupo de fiscales ingresaron a veinticinco inmuebles de la ciudad de Juliaca. También lo hicieron a ocho celdas de los penales de Puno, Juliaca y Lampa. En la práctica, los agentes desplegaron una operación de asalto como si fuese una acción de alto riesgo.

La intervención no podía ser distinta, se trataba de la desarticulación y captura de los miembros de la organización criminal “Los Nuevos Injertos Metalúrgicos del Sur”, liderada por Yonathan Washington Roque Quispe, alias “Wara Wara” (25). Este presidiario lidera a más de 30 hampones dedicados al sicariato, secuestro, robo y asesinato en la ciudad calcetera. En su historial, esta banda tiene varios asesinatos a rivales, mineros y empresarios del rubro de bienes y servicios de construcción.

El 07 de diciembre del 2017, Yonathan Washington Roque fue recluido en el establecimiento penitenciario de Juliaca por el delito de homicidio calificado en agravio de Adlaim Apaza Vilcapaza. Lo reubicaron el 09 marzo del 2018, por medida de seguridad, al establecimiento penitenciario de Yanamayo hasta la fecha. Desde este penal ordenaba a su organización hacer reglajes, ejecutar atracos contra mineros y empresarios prósperos.

SUS CRÍMENES

La crueldad de su acción, por ejemplo, la pagó Williams Amilcar Ticona Quispe. Este fue asesinado a sangre fría por un encapuchado el 31 de julio del 2018 cuando bebía en una cantina en la urbanización Santa Bárbara. La orden de silenciarlo fue decretada por “Wara Wara”. La muerte de la víctima sería un ajuste de cuentas entre bandas rivales.

En febrero de 2018, ordenó a varios miembros de su banda (ver infografía) vigilar a los dueños de la ferretería “El Emperador”. Cuando estaban a punto de ejecutar un atraco, abortó el plan porque cerca al establecimiento había presencia policial.

“Wara Wara” operaba con un celular desde el penal de Puno, ex Yanamayo, con la colaboración del personal del Inpe. En el exterior, sus compinches esperaban sus órdenes para asesinar a sueldo, asaltar buses o hacer reglajes en serie a empresarios proveedores del Estado.

 

<<< la república <<<<

Previous Capturan a un sospechoso del crimen a Jeampier
Next Magistrados del país rechazan evaluación cada 3 años y uso del polígrafo