La ejecución de un proyecto de irrigación desata nuevamente el conflicto


Esta semana estuvo marcada por las idas y venidas de las autoridades de las regiones Puno y Tacna así como de la población de la cuenca alta del río Mauri, quienes temen ser los perjudicados con la ejecución del proyecto Vilavilani fase II con el cual se pretende captar agua en la zona alta de Tacna y Puno y llevarla a la costa.

El hecho que desencadenó las reacciones se dio el martes con el lanzamiento de la licitación para definir a la empresa que ejecute el proyecto.

Debido a ello, los pobladores de las zonas altas de Capaso (Puno) y Tarata (Tacna), salieron a las calles de la Ciudad Heroica para protestar contra el proyecto.

Por su parte, el gobierno regional puneño presentó una acción de amparo contra la ejecución del proyecto la cual fue aceptada el día miércoles por el Poder Judicial.

Ante ello, las autoridades tacneñas optaron por desconocer tal medida afirmando que no recibieron notificación alguna de la decisión judicial.

A pesar de esta actitud el proyecto quedó en suspenso ya que el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE), decidió la suspensión de la convocatoria.

 

<<<<correo<<<

Previous Pobladores le ponen humor a la fría mañana que soportan por nevadas
Next HORARIO REPECHAJE PERU-NUEVA ZELANDA