Lluvias no dan tregua al sur y siembran dolor y destrucción “TACNA ,MOQUEGUA Y AREQUIPA”


Panorama desolador. La tragedia se concentró en Arequipa, Moquegua y Tacna. Hay otros dos muertos y tres desaparecidos. Presidente Vizcarra visitó zonas afectadas.

Mirave, centro poblado del distrito de Ilabaya, en Tacna, está en escombros. Sus 430 familias se quedaron sin hogar.

Maruja Cutipa es uno de ellos. Cocinaba cuando escuchó los gritos de alerta. Subió a una ladera y salvó su vida.

“Pensé que iba a morir. Como sea subí al cerro”, cuenta entre lágrimas, mientras busca sus enseres entre los escombros.

Maruja es vecina de la familia que perdió un niño de cuatro años cuando ingresó el huaico el viernes en la tarde. El cuerpo del pequeño Jhosep fue hallado en el coliseo. Su madre y su hermanita fueron llevadas a Tacna para recibir atención médica.

Valentino Centeno Mamani (30), reportado el viernes como desaparecido, fue hallado con vida. Pero continúan sin ser ubicados Mariano Catacora Huaca (60) y su hijo Yumber Catacora Ninaraqui (19).

Y es que la naturaleza no ha dado tregua a las regiones del sur. El jueves por la tarde, el distrito arequipeño de Aplao soportó la caída de cuatro huaicos. Al día siguiente ocurrió lo mismo en Tacna y Moquegua.

Lo peor sucedió en Mirave. El presidente Vizcarra, en su visita a este poblado, fue claro: “Mirave no será rehabilitado, sino reubicado”.

El centro poblado se asentó en la desembocadura de una quebrada y en 2015 fue afectado por un huaico. En ese entonces el gobierno ofreció S/22 millones para reubicarlo, pero los problemas políticos entre el alcalde y regidores de la provincia impidieron la aprobación del expediente.

Como consecuencia de esto y la llegada de las lluvias, el viernes la naturaleza actuó. El huaico ingresó por el estadio municipal y ganó las calles. Los habitantes se salvaron subiendo a los cerros aledaños y otros se refugiaron en los techos de sus casas. Los videos en las redes son tremendos. Un torrente marrón arrastra carros, paredes, techos, troncos y enseres domésticos.

El alcalde de este centro poblado ubicado en el distrito de Ilabaya, en la provincia de Jorge Basadre, Augusto Guzmán Meléndez, lo perdió todo. El polo que vestía ayer se lo donó un vecino. El huaico casi se lo lleva también a él cuando daba la alerta de la emergencia a sus vecinos.

El panorama del pueblo es desolador. Varias casas están destruidas o cubiertas de lodo. Los dos colegios del pueblo colapsaron y el centro de salud simplemente desapareció.

Las familias, por temor a otro huaico, duermen en un cerro aledaño, en módulos instalados por el Gobierno Regional. También se reportó la desaparición de un minero de Southern Perú en Toquepala. En la mina realizaba trabajos de limpieza y cayó un alud de barro que lo arrastró.

Moquegua devastada

El presidente Martín Vizcarra llegó temprano a Tacna para inspeccionar las zonas afectadas por las lluvias torrenciales.

Lo acompañaba el ministro de Vivienda, Javier Piqué del Pozo, encargado del proyecto de reubicación.

El jefe de Estado se trasladó luego a Moquegua, su tierra natal, también golpeada por desbordes y huaicos.

En esa región, Defensa Civil reportó un niño fallecido en el distrito de Ubinas, provincia de Sánchez Cerro. Se trata de Frank Q. S., de apenas 12 años.

Era un niño genio. Había ganado dos concursos de Ciencias y destacaba en competencias de Matemática. A pesar de que vivía en la zona rural nunca sintió limitaciones para competir con niños de ciudad, recuerda su padre, Rubén Quico, mientras retira el cuerpo de la morgue de Arequipa. El menor murió cuando intentaba salvar a su hermanito Ángel, quien había caído a una quebrada por donde discurría el huaico. El pequeño se salvó mientras Frank fue arrastrado un kilómetro.

“Era muy estudioso y destacado como todos mis hijos. Sus profesores siempre me felicitaban. Este año prometió ingresar al Colegio de Alto Rendimiento”, señala su desconsolado padre.

Lluvias extremas

En la ciudad principal, el río Moquegua o Tambapalla alcanzó un volumen histórico: 180 m3/seg la tarde y noche del viernes. A su paso destrozó varios tramos de la doble vía del malecón ribereño. También arrasó con parte de la sede de la Corte Superior de Justicia, el colegio Alas Peruanas y un local universitario. La ciudad quedó sin agua potable, pues el sistema de captación y la planta desarenadora fueron afectados. Hay más de 300 familias damnificadas cuyas viviendas se inundaron.

La fuerza del río Moquegua también dañó algunos puentes, entre ellos el Montalvo, en la Panamericana, que conecta a Tacna y Moquegua con el resto del país. Ambas ciudades están aisladas. Los vehículos vienen usando La Costanera, aunque esta vía también se cerrará por el incremento del caudal del río Tambo.

En la provincia andina de Sánchez Cerro, hay 135 kilómetros de carreteras arruinadas. Y en todo el valle moqueguano se reportaron 292 hectáreas de terrenos de cultivo arrasadas. Ese balance lo hizo el gobernador Zenón Cuevas.

Vizcarra en Aplao

En su recorrido por las tres regiones en emergencia, el presidente Martín Vizcarra estuvo acompañado de cinco ministros de Estado. Comenzó su periplo en Aplao, Arequipa.

Escuchó a las autoridades locales y sus necesidades. Luego prometió atender en forma inmediata la emergencia y planear la reconstrucción.

Así, bajo decreto, Aplao, Quequeña y Río Grande fueron declarados en emergencia. Con esta medida se puede disponer de los recursos del Estado sin trabas burocráticas. “Solo pedimos transparencia y nada de corrupción”, exhortó el jefe de Estado mientras recorría el anexo de Caspani y luego la calle Bolognesi, en Aplao.

“Sabemos que está ocupado, pero deténgase a escucharnos. Necesitamos ser reubicados”, le pidió Natalia del Carpio, una pobladora que lo perdió todo con las lluvias. El presidente se detuvo y la escuchó.

Los efectos

– Alzas. Los precios de verduras y frutas en los centros de abasto de Arequipa se elevarían en los siguientes días por las lluvias, según el administrador del mercado San Camilo, César Zúñiga.

– Respuesta. El Ministerio de Transportes y Comunicaciones anunció el envío de un puente armable que reemplazará al puente Montalvo que colapsó en Moquegua.

Arequipa se quedó sin agua potable por crecida de río

– El río Chili, que divide Arequipa en dos, está a punto de desbordarse. Su caudal alcanzó los 190 m3 por segundo debido al rebose de la represa Aguada Blanca, ubicada a 30 kilómetros al Este de la Ciudad Blanca.

– El aumento del caudal pone en riesgo la zona agrícola, los puentes y vías aledañas. Sin embargo, lo más grave es que ha dejado a los arequipeños sin el servicio de agua potable, pues la empresa proveedora del servicio, Sedapar, que capta el agua del río para potabilizarla, opera a mediana capacidad. El incremento de la turbiedad del recurso crudo pone en peligro a las plantas de tratamiento. Por eso se ordenó el cierre de compuertas. Este problema de desabastecimiento en varios distritos podría continuar hasta que baje el caudal y disminuyan las lluvias.

none

none

<<< la republica <<<<<

Previous Candelaria 2019: Este es el orden de las 80 agrupaciones para el concurso de trajes de luces
Next Conductor de motocicleta fallece tras chocar con combi en vía de Puno