MINISTRO DE AGRICULTURA ARRIBARÁ HOY LUNES A CONDURIRI PARA TRATAR EL CASO VILAVILANI


Tras un tenso debate entre autoridades y dirigentes de Puno y Tacna, el Ministro de Agricultura y Riego, Jorge Montenegro Chavesta, anunció su arribo a la región Puno para intentar solucionar las diferencias en torno a la construcción de la Presa Vilavilani II, que el altiplano puneño rechaza.

Así lo acordó al finalizar la Mesa de Trabajo vía virtual encabezada por el gobernador regional Agustín Luque Chayña, autoridades de las provincias de El Collao, Chucuito, y las autoridades de Tacna y Tarata, sobre el proyecto Vilavilani fase 2.

El Ministro de Agricultura Y Riego, Jorge Montenegro el próximo lunes 13 de julio arribará al Distrito de Conduriri, para una reunión sobre proyecto Vilavilani, para dialogar con autoridades y población afectados, en la localidad de Conduriri.

La reunión está prevista para las 11 de la mañana, donde también asistirá, Congresistas, Gobernador Regional encargado, Consejeros, Alcaldes, dirigentes de Puno y Tacna, sobre la problemática del proyecto Vilavilani.


La autoridad regional de Puno, solicitó al ministro la cancelación inmediata del proyecto en mención, por el bien de la población de las zonas alto andinas, ya que la ejecución del proyecto provocará erosión de bofedales, muerte de camélidos con la explotación de aguas subterráneas.

“Este proyecto afectará al ecosistema de los distritos de Capaso, Conduriri, Mazocruz, provincia de El Collao, Pisacoma en la provincia de Chucuito, solicitamos la suspensión inmediata, nosotros no nos haremos responsables de las medidas que la población pueda asumir”, dijo Luque Chayña.

En su participación de distrito de Tarata provincia de Tarata, región Tacna, aseveró que no es posible que se pretenda ejecutar un proyecto a costa de afectar a otra población, se debe buscar acuerdos consensuados, y reiteró que dicho proyecto no cuenta con licencia social. 

Previous Transporte interprovincial: pasajeros deberán viajar con mascarilla y protector facial
Next Proyecto VILAVILANI II, sin licencia social.