Pekín amaneció con niveles máximos de contaminación en plena cumbre COP21


A man wearing a mask makes his way at a financial district during a heavily polluted day in Beijing, China November 30, 2015. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

 

Pekín, la capital de China, amaneció envuelta en una densa capa de contaminación que mantiene a la metrópolis en alerta naranja, la segunda más grave tras la roja. Es la primera vez que se activa en lo que va de 2015, cuando se celebra en París la cumbre mundial contra el cambio climático.

El medidor de concentración de partículas PM 2.5 —aquellas de un diámetro inferior a las 2.5 micras y las más perniciosas para la salud— de la Embajada de Estados Unidos en Pekín indica este lunes un resultado de 592 microgramos por metro cúbico en el aire de la capital de China.

Con un nivel recomendado de 20 microgramos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Pekín amaneció con una nueva sensación de “airpocalypse” (apocalipsis del aire), como se denomina popularmente al intenso gris del cielo que apenas permite disipar las cumbres de los rascacielos.

Ante esta situación, las autoridades de Pekín decretaron el domingo la alerta naranja por primera vez este año, que obliga a las plantas industriales a reducir o cancelar su producción y a que las obras paren el transporte de materiales y desperdicios.

Además, se prohíbe la circulación de camiones pesados por las carreteras y se ha activado la revisión de las licencias a las plantas de carbón, la principal fuente de energía de China y uno de los mayores contaminantes, mientras se recomienda a los ancianos y a los niños que se queden en casa.

Pese a este escenario, el Ministerio de Medioambiente publicó que China cumplió con sus objetivos de reducción de contaminación en los últimos 5 años.

Recogidos en su duodécimo plan quinquenal (China acaba de elaborar el decimotercero), estos contemplaban una rebaja de las emisiones de dióxido de azufre (COD, en sus siglas en inglés) del 8 % y de las de nitrógeno amoniacal y de óxido de nitrógeno del 10 %, en contraste con los niveles de 2010.

No obstante, el ministro de Medioambiente, Chen Jining, dijo que solo se logrará “una mejora sustancial del medio ambiente si se reduce la contaminación entre un 30 y un 50 % más”, según publica la agencia Xinhua.

Entre tanto, París acoge a los casi 200 líderes mundiales que participan en la cumbre contra el cambio climático (COP21), a la que acude el presidente de China, Xi Jinping, quien aboga por que se llegue a un acuerdo vinculante que tenga en cuenta las diferencias entre los países.

 

 

fuente : peru 21

Previous Balón de Oro: Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar son los tres finalistas al premio de la FIFA
Next César Ritter: “Mi personaje ya cumplió su ciclo en 'Al fondo hay sitio'”