Puno alista paro para exigir canon hídrico y definición limítrofe con Moquegua


La guerra por el agua en el sur se agudiza con la convocatoria de un paro preventivo de 48 horas por las organizaciones sociales de Puno que exigen la aprobación de un canon hídrico y la delimitación definitiva del área donde se ubica el Proyecto Hidroenergético Pasto Grande, que tanto Puno como Moquegua reclaman como suyo.

La fecha del paro será determinada el próximo 23 por unos 300 dirigentes de comunidades campesinas, colegios profesionales y partidos políticos organizados en el Frente de Defensa de Puno. Varios dirigentes ya empezaron a viajar a provincias para informar sobre los motivos de la medida de fuerza. Una fecha tentativa es el 4 y 5 de abril.

“Otras regiones se llevan nuestra agua, las mineras se enriquecen con ella. Aquí se genera el recurso y no recibimos nada, al contrario, está creciendo la pobreza; ya es hora de que paguen, es lo justo. Por eso queremos que se apruebe el canon hídrico. Si hay un canon minero por qué no puede haber del agua”, cuestiona el secretario de prensa del Frente de Defensa de Puno, Rodolfo Cutipa.

El dirigente sostiene que el paro servirá también para demandar la derogatoria de la recién promulgada Ley 30918, que establece la consulta popular en poblaciones donde hay litigios limítrofes, pues considera que tiene nombre propio. “Vizcarra es moqueguano y desde que fue gobernador regional defendió que el Proyecto Pasto Grande sea de Moquegua, negando los derechos ancestrales de Puno”, recuerda.

Puno también tiene un litigio con Arequipa. Resolver este problema es vital para avanzar con la construcción de la represa de Paltiture. Esta obra permitiría resolver el estrés hídrico del valle del Tambo.

La represa está ubicada en el límite de Arequipa, Moquegua y Puno, que no está dispuesto a desistir de la acción cautelar que impide ejecutar el proyecto.

El pasado jueves, el gobernador regional de Arequipa, Elmer Cáceres, llegó a Puno para intentar convencer a su par Walter Aduviri de los beneficios que traería para ambos pueblos la construcción de la presa. El objetivo era también que Aduviriconvenza al alcalde Iván Flores de retirar el proceso de amparo. Al final solo hubo la promesa de continuar con el diálogo.

Para Víctor Huarcaya, dirigente de la Central de Barrios de Acora, si no hay una delimitación en Pasto Grande y no se deroga la ley 30918, Puno impedirá la construcción de la represa de Paltiture. “Es nuestra agua, se la llevan, las mineras se hacen más ricas y nuestros pueblos, como Acora, ni siquiera tienen una buena carretera”, reclama.

 

<<<< la republica <<<<

 

Previous 330 mil escolares regresan cual bandada de palomas
Next Cáceres dice que no hay punto de comparación entre Aduviri y Evo Morales