Puno: Despiden a víctima de feminicida en Juliaca


En medio de profundas manifestaciones de dolor, le dieron el último adiós a Eva María Carcausto Huancapaza (24), la primera víctima de feminicidio en Juliaca y el Perú en este 2020. La madrugada del 03 de enero, fue asesinada por su pareja Josein Darwin Mescco Mamani (25) en su vivienda de la urbanización Juan el Bueno, en Juliaca. La mató destrozándole la cabeza utilizando un combo.

Sus restos fueron velados en un inmueble del jirón Benigno Ballón. Antes de conducirla al camposanto, sus amigos y familiares expresaron su indignación arremetiendo contra la casa del asesino confeso. Los deudos colocaron el féretro de frente a la vivienda de Mescco y lanzaron piedras que rompieron los vidrios del inmueble. Además pintaron mensajes con aerosol en las paredes que eran de la casa del feminicida.

Tras descargar su ira, el cortejo fúnebre se trasladó al cementerio La Capilla para cumplir con las exequias.

Drama familiar

Durante la ceremonia fúnebre, los tíos, primos y amigos de Eva María relataron lo luchadora que fue ante los problemas de la vida junto a sus cuatro hermanos. La joven perdió a su padre a los ocho años de edad y más tarde también a su madre.

Sus seres queridos consideran que tal vez esas pérdidas la llevaron a refugiarse en Mescco Mamani, a pesar que la maltrató en varias ocasiones hasta llegar a matarla cruelmente.

La joven encontró en las redes sociales una manera de desfogar sus sentimientos. Días antes de su muerte, en su cuenta de Facebook expresaba lo decepcionada que estaba al darse cuenta y aceptar que convivía con una mala persona.

Para el sociólogo Felipe Supo, se necesita educar a las personas en que controlen sus emociones y que no acaben en crímenes, como los lamentables feminicidios. En tanto, el antropólogo José Valdez sostuvo que el caso de Eva María evidencia la excesiva carga de violencia que existe en la sociedad. Consideró que cada contexto crea un tipo de violencia. En ese sentido, resaltó que Juliaca es una zona de extrema violencia.

Apoyo del CEM

Representantes del Centro de Emergencia Mujer (CEM) afirmaron que la ministra de la Mujer, Gloria Montenegro, tiene pleno conocimiento del caso y brindará asistencia legal y psicológica gratuita a los deudos. Asimismo, indicó que seguirán el caso para que el asesino reciba su sanción con todo el peso de la ley.

Sin embargo, pese a la atrocidad del crimen, que según la Policía de Juliaca se perpetró con premeditación y alevosía, algunos usuarios de la referida red social evidenciaron una serie de estereotipos, prejuicios y cuestionamientos hacia la víctima, en lugar de dirigir su indignación a quien cometió el crimen.

Vale precisar que Eva María fue asesinada durante la madrugada de este sábado 4 de diciembre. A las 3:00 a. m., mientras ella dormía -confiada y serena- Mescco Mamani fue hasta su habitación en el segundo piso y le dio tres golpes en la cabeza con una comba.

Para la Policía, otra prueba de la alevosía con la que actuó es que, luego, desvistió a Eva María para quitarle la pijama y ataviarla con unos jeans y una casaca.

Además, antes de huir a bordo de su mototaxi e intentar desaparecer el cadáver de la joven madre, el sujeto llamó a sus padres para confesar el horrendo crimen. Y fueron ellos quienes lo denunciaron ante la comisaría Santa Bárbara, de la localidad.

Pues bien, a pesar de la suma de horrores de este feminicidio, hay personas que juzgan a la víctima, sin imaginar la suma de violencias machistas que se ciernen sobre una mujer violentada, antes de su muerte.

Uno de los cuestionamientos más comunes, es acerca del porqué ella no abandonó al sujeto, cuando diversos estudios avalan que las mujeres que son víctimas de violencia de género no denuncian o se separan por miedo a la reacción de sus agresores.

Precisamente, durante el 2019 -año en el que se perpetraron 168 feminicidios- gran parte de las víctimas fueron asesinadas luego de poner fin a relaciones donde las agresiones físicas y psicológicas eran una constante. ¿Entonces, por qué juzgar a las víctimas en lugar de dirigir los cuestionamientos hacia los agresores?

Otra falacia común -sobre todo en una sociedad machista- es creer que a las mujeres “les gusta” establecer relaciones afectivas con “hombres así”, en referencia a los agresores. ¿Cuál es el sustento para culpabilizar así a las mujeres que padecen violencia?

Precisamente, el juicio del entorno también podría ser una de las causas por las que muchas mujeres no se atreven a denunciar y comentarios así no ayudan a las víctimas a sentirse en un entorno seguro y de comprensión que les permita denunciar.

Luego, tenemos el cuestionamiento a su rol de madre, por “dejarla en la orfandad” y no pensar en ella antes de “meterse con un hombre como él”. ¿Es que acaso una mujer al establecer un vínculo busca que la asesinen? Un pensamiento enfermizo que desborda de machismo.

Y, nuevamente, la culpan por dejar sola a su niña, pero quien la dejó en estado de orfandad fue el feminicida, no su madre. El lenguaje no es inofensivo y usar los términos adecuados también es vital para luchar contra el machismo.

la republica

Previous Pobladores de Puno y Tacna se reúnen para definir estrategia contra Vilavilani
Next BINACIONAL,GR PUNO Y IPD FIRMAN CONVENIO PARA LA ILUMINARIA DEL GUILLERMO BRICEÑO ROSAMEDINA