Puno: Quechuas y aimaras bailan en honor a la Candelaria


La alegría del hombre de campo cuando ve florecer sus cultivos se puso de manifiesto en el estadio Enrique Torres Belón. Cientos de hombres y mujeres, ataviados con vestimenta de bayeta multicolor y al compás del pinquillo, bombo y platillos, danzaron en agradecimiento a la Pachamama por los frutos que da la tierra.

Los danzarines, que estallaron en júbilo, se presentaron en conjuntos de carnavales y otros. Llegaron procedentes de distintas localidades para participar del concurso regional de danzas autóctonas en honor a la Virgen de la Candelaria.

Fueron 112 agrupaciones que representaron danzas fúnebres, guerreras, rituales, pastoriles, de caza, entre otras.

Juntas pusieron de manifiesto el rostro cultural quechua y aimara en torno al festejo de la imagen religiosa, cuyos actos celebratorios y preparatorios permitieron que, en 2014, la fiesta en honor a la patrona de Puno sea declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Bajo la lluvia

La fiesta arrancó a las 07:00 de la mañana. El conjunto Autóctono Cahuires Tacquina, del distrito de Chucuito, representó una danza que se baila en los carnavales. En esta evidenciaron el florecimiento de los sembríos de panllevar. Los danzarines llegaron con sus trajes de bayeta que solo lucen en épocas festivas.

Los bailarines en escena pusieron en práctica un mes de preparación durante cinco horas diarias. Los preparativos son posibles gracias a que en las comunidades aún funciona la lógica del colectivismo. Lo que acuerdan desarrollar lo ejecutan para mostrar su cultura con el fin de dejar en alto al pueblo del cual son parte. No hay gozo personal, sino trascendencia por mostrar lo que heredaron en el tiempo de sus antepasados.

Cada grupo tuvo ocho minutos en escena. Durante este tiempo desplegaron armonía en los pasos y su coreografía.

Al término de su presentación, los danzarines improvisaron un pasacalle por la ciudad para llegar al atrio del templo San Juan Bautista, lugar donde los esperó la Virgen de la Candelaria para recibir honores.

A su paso por la sagrada imagen, se puso de manifiesto la mayor muestra de sincretismo cultural entre quechuas, aimaras y castellanos. Mientras los católicos ven a la Virgen de la Candelaria como la madre de Jesús, los pobladores de comunidades ven en ella la representación de la Pachamama.

Músicos se hicieron presentes.

FIESTA Y Color. Bailarines mostraron sus mejores trajes.

<<< la república <<<

Previous Combatirán delincuencia con grupo especial en Puno
Next Ilave: Denuncian irregularidades en concesión en la obra Checca-Mazocruz