Se rompió la unidad en el Consejo Regional e impera la anarquía


Todo empezó con una maniobra direccionada del consejero delegado, Hernán Vilca Soncco, quien evitó que se abordara la agenda No. 1 de la sesión de Consejo Regional, en la que el Gobernador Regional, Juan Luque, debió presentar su informe sobre la baja ejecución presupuestal.

El consejero Hernán Vilca, conjuntamente con los consejeros oficialistas, impidió que se tratara el tema y permitieron que el Gobernador Regional y sus asesores abandonaran el Consejo Regional, lo que fue considerado como un acto de burla por los consejeros de oposición.

“Señor Hernán Vilca, usted ha empezado a faltarnos el respeto y junto al consejero Mochica, ha permitido que el gobernador y sus asesores se vayan sin explicarnos la baja ejecución presupuestal; usted, señor consejero delegado, es un cobarde (…)”, arremetió Hugo Huaca.

Los ánimos se caldearon y la riña se puso más encendida. “Señor Hugo Huaca, usted retira la palabra (…), estamos en Sesión de Consejo, no estás en tu comunidad”, respondió Hernán Vilca, en su defensa.

En tanto, algunos consejeros del oficialismo trataron de poner paños fríos a la discusión, pero al final cayeron en la maraña de bajezas. “Yo invoco a los consejeros a la cordura, acá no podemos actuar como placeras”, expresó Leónidas Cano, consejero por Melgar.

Los ataques contra el consejero delegado se hicieron más incisivos y frontales. “Aquí parece que hay una dictadura y no hay democracia, si aquí no hacen valer mis puntos de vista, entonces tomaré otras medidas con mi población”, advirtió Emilio Torres, frente a los atisbos de imposición del consejero delegado.

LA EXCEPCIÓN
“El Consejo Regional hoy ha perdido la autoridad, hemos tenido la oportunidad para hacer saber nuestras posiciones y comprometer al señor gobernador la fecha para que sus asesores vengan a este consejo y no se dio; esto es lamentable”, mencionó alturadamente Walter Paz Quispe, consejero por Puno.

Así se desarrolló la accidentada sesión ordinaria del Consejo Regional, que al final terminó fraccionada como al inicio de la gestión, con 8 consejeros del oficialismo y 7 de la facción de oposición. La unidad que trataban de mantener, aparentemente, ya se rompió.

 

fuente : los andes

Previous El "crucifijo comunista" que Evo Morales le regaló al papa Francisco
Next Puno: Denuncia a policía por pedir 10 soles de coima