Universidad Nacional del Altiplano del Altiplano hoy celebra 160 aniversario


Juan Bustamante Dueñas, Jorge Ramos, José L. Aguirre y Bartolomé Quiñónez, son los nombres de los diputados que propusieron, a mediados del siglo XIX, la creación de la Universidad Nacional del Altiplano (UNA) de Puno. Algo que finalmente se materializó el 29 de agosto 1856, por acuerdo de la Convención Nacional, en el gobierno del Gran Mariscal Ramón Castilla.

Así, dos años después (1858), se instaló en la ciudad de Puno, con el nombre de Universidad de Puno y advocada a San Carlos Borromeo, con las facultades de Teología, Jurisprudencia, Medicina, Filosofía y Letras, Matemáticas y Ciencias Naturales.

Su primer rector fue Juan Cazorla, quien buscó el desarrollo de la casa superior de estudios, pero se topó con la desatención presupuestaria del Estado Peruano, además de las beligerancias previas a los conflictos bélicos con Chile, que desgraciadamente obligaron a cerrar las puertas de la universidad en 1876.

Luego, tras la llegada del siglo XX y por el clamor del pueblo puneño por una casa superior de estudios, se conformó un Comité de Reapertura, el cual estuvo presidido por Alberto Catacora Pino, acompañado de otros ilustres puneños.

En ese entonces, los trámites realizados por el referido comité fueron asumidos por José Antonio Encinas, Alberto Barreda Cuentas y Enrique Torres Belón; este último fue el autor de la ley Nro 13516, de reapertura, y gestor de su posterior aprobación en el Senado. A nuestra primera casa de estudios se le asignó el nombre de Universidad Técnica del Altiplano (UTA).

La formalización de la reapertura, es preciso mencionar, fue encargada a una Junta Organizadora y Ejecutiva, presidida por Alberto Barreda Cuentas. De esta forma, tras haber organizado su funcionamiento, se lograron reabrir las puertas de la universidad al estudiantado puneño, el domingo 29 de abril de 1962, con la Facultad de Ingeniería Agropecuaria y el Instituto de Estudios Socio-económicos.

Más de 20 años después (en 1983), con la promulgación de la Ley Universitaria Nro 23733, se reordenó la gestión administrativa y el quehacer de las universidades en el Perú hacia el estudio, la investigación, la educación, la difusión del saber, la cultura, y a su extensión y proyección social.

La citada Ley, del mismo modo, establecía la antigüedad y denominación de las universidades nacionales; de ese modo, la UTA pasó a llamarse Universidad Nacional del Altiplano de Puno (UNA-Puno) y, merced a la gestión administrativa emprendida, se reordenó en 19 facultades y 35 escuelas profesionales.

Como la sexta universidad más antigua del Perú, la UNA Puno está considerada como una de las 12 universidades del Programa de Fortalecimiento Institucional para la Calidad de la Universidad Pública; en consecuencia, fue una de las primeras universidades en adecuarse a la Ley Universitaria.

En la actualidad cuenta con seis escuelas profesionales acreditadas por el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE): Educación Secundaria, Especialidad de Lengua, literatura, psicología y filosofía; Educación Inicial; Ingeniería Económica; Ciencias Contables, y Antropología.

ÚLTIMOS RECTORES
LUCIO ÁVILA. Durante su gestión (2010-2014), logró el financiamiento y la ejecución de la moderna infraestructura con la que cuenta la universidad. Asimismo, impulsó diversos proyectos que, tras dejar el cargo, se materializaron en favor del estudiantado universitario.

Entre otros aspectos, se mejoró la calidad de su enseñanza, infraestructura, investigaciones, publicaciones, y el aporte a la cultura local y nacional, cuyos resultados comenzaron a notarse en la gestión de su sucesor en el cargo (2014), Germán Yabar Pilco.

GERMÁN YABAR. Aunque estuvo en el cargo como accesitario (pues Ávila decidió postular en las elecciones regionales y municipales del 2014), su labor fue destacada, porque evitó contratiempos o inconvenientes que interrumpieran las gestiones emprendidas en favor de la comunidad universitaria del altiplano.

Asimismo, encaminó eficientemente las elecciones universitarias de ese año, en donde dejaría el cargo en manos de Edgardo Pineda. Germán Yabar fungió de rector por poco más de dos meses del 2014.

EDGARDO PINEDA. Su desempeño en el rectorado de la UNA Puno también fue corto (2014-2015) pero decisivo. Como Yabar, Pineda también colaboró con materializar las gestiones emprendidas desde la gestión de Lucio Ávila, al tiempo que aportó iniciativas propias y acordes al exigente mundo actual.

Yabar y Pineda, es preciso mencionar, fueron respectivamente vicerrectores Académico y Administrativo durante la gestión de Ávila, por lo que fue natural que impulsen el mejoramiento de infraestructura y demás, en la primera casa superior de estudios de Puno.

PORFIRIO ENRÍQUEZ. Elegido en 2015 gracias a la nueva Ley Universitaria Nro 30220, el actual rector de la UNA Puno decidió, además de continuar impulsando la modernización universitaria, apostar por el capital humano con que cuenta la institución.

A su juicio, lo que ahora necesita la universidad son profesionales más capaces y aptos para coadyuvar al desarrollo de la región y que puedan solucionar eficientemente sus problemas mediatos e inmediatos. Así las cosas, su prioridad es acreditar las escuelas profesionales con que cuenta la universidad, de forma tal que Puno sea una región que se encamine al futuro adecuadamente.

 

Los andes

Previous Consejeros del PICO usan edificio limeño como domicilio procesal
Next Arrestan a seis por asesinato de viceministro boliviano