Yunguyo: Hombre asesinó y enterró a mujer debajo de la cama en Yunguyo


Bajo tierra, atada, envuelta en frazadas, y tras seis meses de su desaparición, fue hallada la madre de tres hijos, Margarita Mamani Acero (49). Su tumba fue una habitación que en algún momento fue un nido de amor que compartía con José Alajurco Mamani (47) quien fue su amante y, finalmente, su verdugo.

Este fue el desenlace de una aventura amorosa que comenzó enmayo del año 2017 cuando los amantes alquilaron una habitación en el domicilio de Vicente Flores situado en la avenida Circunvalación, en Yunguyo.

Vicente indicó que ambos se presentaron como esposos, pero ocupaban la habitación solo unos días a la semana.

Mientras esto pasaba en Yunguyo, en Desaguadero el verdadero esposo, Tomás Condori Zapana, veía de vez en cuando a su mujer, quien le decía que iba a trabajar a Desaguadero para ayudar a sus hijos.

DESAPARICIÓN

Esta doble vida se interrumpió en el mes de julio de este año, cuando el propietario de la casa, el señor Vicente, vio a la pareja por última vez. Simplemente, no volvieron a la habitación.

En Desaguadero, el esposo y los hijos de la mujer que había dejado de comunicarse con ellos, denunciaron su desaparición e iniciaron una búsqueda. Fueron meses de preguntas y pistas falsas hasta que la joven hija de la desaparecida se enteró que su madre había compartido una habitación con su paisano, nada menos que, José Alajurco y fue en su búsqueda.

El efectivo a cargo de la investigación, Santiago Velázquez, indicó que la hija encontró al amante justo en el puente internacional en Desaguadero.

Ella le preguntó por su madre, pero él se negó rotundamente, ante lo cual, preocupada, recurrió a la Policía.

Ya detenido y trasladado a Yunguyo, José Alajurco quiso librarse negando cualquier relación con la desaparecida. Los efectivos de la comisaría de Yunguyo lo pusieron frente al ciudadano que le había alquilado la habitación y cuando negó conocerlo, supieron que debían buscar en ese lugar.

Ayer por la mañana, el detenido, el esposo, la hija y los policías fueron a esa casa llevando al sospechoso, quien sequía negándose, cuando comenzaron a cavar. Encontraron una frazada cubierta de tierra, luego vieron un pie; retiraron la frazada y pudieron ver todo el cuerpo. José Alajurco se quebró ante la macabra escena y aceptó que la había asesinado, pero no quiso decir ni cómo ni por qué cometió semejante atrocidad.

 

<<<< correo <<<

Previous Ilave: Abren investigación a expareja de mujer calcinada en Ilave
Next Potoni: Cuatro docentes denunciados por violación sexual a directora